Pásenle a lo barrido y a lo barrial

Hijo de un luchador. Fan de Extremoduro y de Manic Street Preachers. Adicto a las botas vaqueras. Coleccionista de sombreros vaqueros y cintos piteados. Aficionado al jazz, vago y autodidacto. He trabajado como despachador de pollo frito, chalán de frutería, fabricante de jocoque casero, lavaplatos en una pozolería, dependiente en una tienda de discos, bodeguero de panadería y vendedor de cerveza en el estadio Corona.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Siete cosas que odio de una teibolera



2 comentarios:

Luis Mario dijo...

Muy buena investigación de campo sigue instruyendonos en las ciencias basicas

Crisstina Carrillo dijo...

ingenioso...